¿Por qué las empresas necesitan un abogado?

¿Por qué las empresas necesitan un abogado?

marzo 7, 2019 0 Por admin

Más allá de los factores que se encuentran relacionados estrictamente con lo productivo o comercial, el éxito de una empresa está relacionado, y bastante, con su capacidad de respuesta legal ante los problemas que se van presentando durante su propio desarrollo. Por ello, contar con una persona que tenga formación jurídica es fundamental para evitar problemas.

En ese sentido, siempre se debe considerar la legislación administrativa, cuáles son la reforma del mercado laboral, todos los impuestos que pueden aplicar, al igual que cada una de las cuestiones que involucran al empresario y que necesita estar atento, porque la adaptación es aquí fundamental para el crecimiento del negocio.

¿Por qué necesitan un abogado las empresas?

Es evidente que las grandes empresas requieren de los servicios de un abogado e incluso de un departamento legal propio. Igualmente, aunque a pequeña escala, las pequeñas y medianas empresas también precisan de la participación de un abogado, en particular si se aspira a que sean grandes en el futuro.

  • Empresas familiares como fuente de problemas – Un dato interesante para España, es que el 85% de las empresas son familiares y entre todas representan el 70% del PIB. De todos modos, aquí lo importante es pensar en los conflictos potenciales entre los socios que casi siempre marcan la vida de un negocio. Con un mal abogado, el conflicto puede terminar en los tribunales.

  • Contrato de los trabajadores – La idea y estructura de una empresa que ya se ha definido, se va a encontrar durante la contratación. Sin lugar a duda, aquí se puede plantear una separación entre el éxito y el fracaso. Hay que ser conscientes de los derechos y obligaciones entre empresario y trabajador.

  • Relaciones – Aquí aplica lo que sucede con los proveedores, clientes y la administración. En otras palabras, con un abogado se busca que no se presenten distorsiones o retrasos indeseados.

  • Morosidad – Si por algún motivo la morosidad se presenta en el contexto de una empresa, esto puede significar un lastre para el crecimiento y la productividad, por tanto, el rol del abogado se hace necesario en estos casos para guiar la empresa.

  • Competir en línea – Las nuevas tecnologías son una herramienta clave y necesaria en la actualidad, no sólo como medio de comunicación, sino como un canal de distribución y venta. Si no se quiere un quebradero de cabeza innecesario, se debe conocer la legislación sobre el comercio por Internet y la ley de protección de datos, por ejemplo.

  • Franquicias – Al querer explorar esta fórmula de negocio que está creciendo, se debe conocer muy bien la vinculación con la matriz, los derechos y las obligaciones.

  • Protección de patrimonio personal – El fracaso no es un objetivo para un empresario, pero se deben tomar precauciones en este ámbito para qué el patrimonio personal no se vea afectado si el negocio no prospera.